Archivos Mensuales: febrero 2015

Nueva lección del Consejo de Europa

La Asamblea de Parlamentarios del Consejo de Europa (PACE, en sus siglas en inglés) aprobó el pasado 12 de enero un informe sobre la situación de la libertad de información en el continente en el que advierte de las serias amenazas que esta padece. Este documento –que había sido aprobado inicialmente por la Comisión de Cultura, Ciencia, Educación y Medios de la Asamblea el 4 de diciembre de 2104– fue redactado por el diputado socialista croata Gvozden Srećko Flego. El dictamen destaca especialmente la grave situación en países como Azerbaiyán, Hungría, Rusia, Turquía o Ucrania. Pero detalla vulneraciones en casi todos los estados europeos. En el caso español, por ejemplo, se refiere a la «violencia e intimidación por parte de la policía contra los periodistas que cubrían las manifestaciones en Madrid del 29 de marzo [de 2014] y que fue denunciada por la representante de la OSCE y las organizaciones de periodistas españolas». Este apunte del informe se refiere a la declaración hecha por la representante sobre Libertad de medios de la Organización por la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Dunja Mijatović, a raíz de las protestas por la actuación policial durante una manifestación contra la monarquía donde pusieron graves trabas a la tarea de los profesionales de la información. Esta actitud fue también denunciada por varias organizaciones profesionales y sindicales, entre las cuales está la FeSP, que hizo público un comunicado criticado la actitud de los agentes.

En este informe se afirma que «la libertad de prensa constituye un índice importante para la democracia, las libertades políticas y el estado de derecho en un país o región. En vista del deterioro de la seguridad de los periodistas y la libertad de prensa en Europa, el Consejo de Europa insta a los Estados a intensificar sus esfuerzos nacionales y multilaterales para el respeto de los derechos humanos a la libertad de expresión y de información, así como a la protección de la vida, la libertad y la seguridad de los que trabajan por y con los medios de comunicación.» Entre otros aspectos, la Asamblea recomienda al Comité de Ministros «prestar especial atención a la total implementación por parte de los Estados miembros de las resoluciones judiciales del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que se ocupan de las graves violaciones de la libertad de prensa, e incrementar la cooperación y el apoyo a las actividades en este campo».

En las conclusiones, el Consejo de Europa afirma que «son pocos los estados miembros que muestran un número importante de posibles violaciones de la libertad de prensa, pero todos ellos deben reforzar la protección de la libertad de prensa a nivel nacional a través de legislación y la práctica, así como a nivel internacional a través del Consejo de Europa.» El organismo anuncia que para hacerlo posible, impulsará una plataforma en internet «para registrar y dar a conocer las posibles infracciones de los derechos garantizados en el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.» El Consejo, ya hace algunos años, lanzó esta idea para convertirla «en un importante interfaz estructural para mejorar la cooperación con las principales organizaciones no gubernamentales de la libertad de información.»

No es esta la primera vez que el Consejo de Europa muestra su preocupación por la situación del periodismo y el derecho a la información. Ha sido una constante, apelando siempre a las disposiciones en esta materia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Una de las iniciativas más importantes sucedió hace ahora ya 22 años, el 1 de julio de 1993, cuando aprobó por unanimidad el Código Europeo de la Deontología del Periodismo, a partir del informe presentado por el diputado español y catedrático de Filosofía del Derecho Enrique Núñez Encabo.

El informe Protección de la libertad de prensa en Europa ha sido muy recibido por las organizaciones del sector que no han omitido las advertencias que incluye. La Federación Europea de Periodistas (FEP), constata como «se cuestiona la concentración de medios» y pide medidas «para regular los medios de comunicación y la transparencia de la propiedad»Así recoge con satisfacción la propuesta planteada por el diputadp Gvozden Srećko Flego de creación de una «Tarjeta de Identidad de Medios» que obligaría a las empresas de comunicación a proporcionar información sobre los propietarios, «incluyendo los llamados dueños sombra que contribuyen sustancialmente a sus ingresos, como los grandes anunciantes o los donantes.»

Anuncios