La rotativa del Grupo Z como paradigma

Este miércoles 15 de mayo, los trabajadores de la planta de impresión del Grupo Z en Parets del Vallès se manifestarán en Barcelona en el marco del conflicto laboral que tienen abierto con la empresa, Gráficas de Prensa Doaria (GPD), que ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de cierre de la rotativa y extinción de todos los contratos de trabajo. En estos momentos la negociación consiste en establecer las condiciones con que el personal de GPD pierde el trabajo y se va al paro porque el punto final se presenta como inevitable. Y la falta de respuestas satisfactorias de la empresa hacia la plantilla es lo que está motivando una protesta más que justa, con varios intentos de la dirección de GPD de vulnerar el derecho de huelga, que han sido denunciados a la Inspección de Trabajo.

El cierre de la rotativa forma parte del proceso de adquisición del conjunto del grupo Z por parte de Prensa Ibérica, el hólding mediático presidido por Javier Moll, lo que hace que este conglomerado sea conocido también como el Grupo Moll. Entre las condiciones para terminarr de formalizar la operación –el acuerdo entre las partes es total según han confirmado cada una de ellas– había la de cerrar la planta de Parets, un proyecto megalomaníaco de Antonio Asensio en un momento en que el futuro de la prensa en papel ya planteaba incógnitaso, tanto por los cambios tecnológicos como por los indicios de crisis en el sector.

La huelga en Gráficas de Prensa Diaria intenta conseguir las mejores condiciones para la salida de los trabajadores. Cómo hace unos meses ya pasó lo mismo en El Periódico de Catalunya y el Sport, las dos principales publicaciones del grupo Z. En el caso de El Periódico hubo un acuerdo para que las bajas fueran voluntarias y las que afectaban la redacción hubo más personas que querían irse del diario que las que se preveía que tenían que marcharse. Un indicio de la moral de la tropa del rotativo.

El desinterés de Antonio Asensio Mosbah, el hijo del fundador del imperio, por el negocio de la prensa en papel ha sido bastante decisivo en la caída de Z. Los rumores sobre la venta del grupo eran señal de las conversaciones que en varios escenarios tenían los acreedores –principalmente la banca– para intentar minimizar las pérdidas con una operación que, además, garantizara una cierta línea editorial.

Con el cierre de GPD culminará la desaparición del grupo fundado por Antonio Asensio Pizarro. La adquisición por parte de Prensa Ibérica permitirá la continuidad de las publicaciones a pesar de que ahora hay que ver en qué condiciones. El hólding de Javier Moll no se caracteriza por tener medios con unas condiciones laborales óptimas. Pero más allá de esta circunstancia sobre la que las intenciones reales se verán a partir de la entrada efectiva de los nuevos propietarios en la gestión de las empresas del grupo, hay que tener presente las implicaciones mediáticas que la operación supone.

Pérdida de pluralismo
De entrada, la desaparición del grupo Z supone una pérdida de pluralismo. La información en menos manos. Se puede opinar lo que se quiera sobre la línea editorial de sus publicaciones y su posible supeditación a determinados intereses que dominan muchos medios de comunicación pero, en definitiva, ahora habrá menos voces diferentes. Menos pluralismo significa menos democracia. Y no es una afirmación personal. Gran cantidad de expertos lo dicen. Por ejemplo, el Grupo de Alto Nivel (HLG en sus siglas en inglés) sobre Pluralismo y Libertad de medios de comunicación de la Comisión Europea, dirigido por la profesora Herta Däubler-Gmelin, exministra de Justicia de Alemania; Luís Miguel Poiares Pessoa Maduro, profesor del Instituto Universitario Europeo y antiguo abogado general del Tribunal Europeo de Justicia; y Bien Hammersley, pionero digital y editor de una revista sobre tecnología.

Este informe presenta las conclusiones y recomendaciones de este grupo independiente de expertos, reunido por la vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes, el octubre de 2011, y fue comisionado para proporcionar un conjunto de recomendaciones para el respeto, la protección, el apoyo y la promoción de pluralismo y la libertad de los medios de comunicación en Europa. El HLG dio a conocer el enero de 2013 el resultado de su trabajo. Su informe final aporta conclusiones y recomendaciones para garantizar el derecho a la información entendiendo que «la libertad y el pluralismo en los medios de comunicación resultan cruciales para la democracia europea». También alertan contra la pérdida de pluralismo las autoridades europeas en sus recomendaciones sobre información y democracia. La última en hacerlo, el mes de mayo del año pasado, fue el Comité de Ministros del Consejo de Europa sobre el pluralismo de los medios y la transparencia sobre sus propietarios. El periodista Dardo Gómez se refirió en este artículo en la Revistaelobservador.com.

Hay que tener presente que además de El Periódico de Catalunya y el Sport, Prensa Ibérica también se hace con otros diarios: El Periódico de Aragón, El Periódico de Extremadura, La Crónica de Badajoz, Córdoba, Mediterráneo (en Castellón) y La Grada. En lo que se refiere a revistas, el grupo Moll se queda con 12 publicaciones especializadas más: Woman, Cuore, Rumore, Viajar, Stilo, Autohebdo Sport, Port, Digital Camera, Cartoon Network, Disney Channel, Neox Kidz y Like!. Prensa Ibérica ya disponía de 17 diarios en el Estado español –entre ellos, en Catalunya, Regió 7 y Diari de Girona– entre los que desstacan varias cabeceras bajo el epígrafe de La Opinión y Diario de Mallorca. Algunas de las operaciones de Javier Moll en diferentes comunidades de adquisición de otras cabeceras han supuesto el cierre de diarios por duplicidad de rotativos en una misma área, algo que ha dejado una sola voz en estas zonas. Años atrás, Prensa Ibérica había invertido con bastante éxito en países como Australia.

Y termino cómo he empezado. El cierre de la rotativa de GPD es la última expresión de la derrota de uno de los grupos mediáticos más importantes de los últimos años, que ha supuesto y supone la pérdida tangible y dolorosa de un gran número de puestos de trabajo y lo que ello implica para las personas y familias afectadas, y una pérdida más intangible de un día para otro pero terriblemente peligrosa para la riqueza democrática de un país: menos pluralismo informativo.

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: