Archivo de la categoría: Red ciudadana por el derecho a la información

La Red Ciudadana por el Derecho a la Información se presenta en público, 17 años después del primer intento

El próximo 22 de octubre se presenta en público, en la sede del Col·legi de Periodistes de Catalunya, la Red Ciudadana por el Derecho a la Información y la Comunicación (XCDIC en sus siglas en catalán). Es una iniciativa impulsada por casi una docena de entidades catalanas y a la que hay otras más que ya han sido invitadas a añadirse. Es una propuesta que viene de lejos. El primer intento data de 1997, cuando se aprobó la Declaración de Barcelona Compromiso con el Derecho a la Información de la Ciudadanía y se constituía lo que entonces se bautizó como Plataforma por la Democracia Informativa (PDI). La declaración había sido redactada por el periodista Manuel Vázquez Montalbán y firmada por una veintena de organizaciones que querían expresar su preocupación ante una serie de síntomas inquietantes que afectaban a los derechos de la ciudadanía a la información. Entre las que entonces lo firmaron  estaba el Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC), el Col·legi de Periodistes de Catalunya (CPC), CCOO, UGT, CGT, USOC, l’Associació Col·legial d’Escriptors de Catalunya, la Associació de Dones Periodistes, la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Catalunya /(FAPAC) o la Federación Catalana de ONG para el Desarrollo (FCONGD). Esta iniciativa finalmente no tuvo exito, entre otras razones y sin rehuir las causas organizativas propias, porque el derecho a la información ha costado que sea percibido socialmente como una cuestión de primer orden para disponer de un buen nivel de calidad democrática. Soy testigo directo, pero, de como el SPC lo ha intentado en varias ocasiones.

Ahora, todo apunta que es la definitiva. También por varias razones. La primera, porque el amigo y compañero Vicent Canet ha dedicado esfuerzo, tiempo y acierto a construir los apoyos necesarios para hacerlo. Lo ha tenido más fácil porque el proceso de deterioro democrático generalizado empieza a ser tan evidente que ha hecho más fácil asumir la necesidad de recuperación que hay en este ámbito. Y también porque, en Catalunya, el Estatuto ofrece una herramienta que antes no  estaba: el artículo 52, que determina las obligaciones de los poderes públicos para garantizar el derecho a la información de la ciudadanía. Todo ello ha servido para construir las complicidades precisas para  que la XCDIC, ahora sí, vea finalmente la luz. Sus objetivos son, por un lado, generar conciencia social alrededor del derecho a la información y la comunicación «que deben tener la misma consideración social que los derechos a la salud o a la educación.» Por otro lado se pretende generar una red de colaboración entre entidades y abierta a la ciudadanía que articule esta reivindicación de cara a los poderes públicos para «poder plantear propuestas concretas de legislación y políticas públicas al respeto».

Catalunya siempre ha presumido de ir por delante el resto de España en una serie de cuestiones. En esta no podrá ser porque en Andalucía ya hace unos meses impulsaron una iniciativa similar, el Foro Andaluz de Educación, Comunicación y Ciudadanía. Es una plataforma para articular «a los agentes sociales andaluces de educación para el desarrollo y comunicación encontrados y enlazados en un mismo desafío: posicionar la comunicación como elemento central en la construcción de una ciudadanía informada, activa, crítica, participativa y transformadora de su entorno, desde la defensa del ejercicio del derecho a la comunicación». En algunos países de América Latina iniciaron hace años procesos similares que han derivado al cabo del tiempo en leyes de comunicación, algunas de ellas muy envidiables, especialmente, dicen los expertos, en Uruguay.

Así, la XCDIC dará sus primeros pasps el 22 de octubre. De su éxito –es decir, que la ciudadanía catalana y el mundo asociativo a través del cual se organiza la haga suya y le de vida–  dependerá que en el ámbito comunicativo Catalunya se acerque a los referentes europeos y latinoamericanos que –unos con más años que otros– hace tiempo que ensenñan el camino. En este acto se presentará el manifiesto de la plataforma dode, entre otros cosas, se afirma que «la información no es una mercancía sino un derecho ciudadano». También se  reclama que «es necesario un organismo independiente de los intereses políticos y económicos que vele por el derecho a la información y la comunicación».

Anuncios